Muchas empresas luchan a diario buscando la forma de incentivar la creatividad en sus oficinas, entre la cafetera y los cubículos transitan desesperados los creativos, intentando lidiar con la falta de ideas, y es que uno de los procesos más complicados de nuestro cerebro es la creatividad, si bien todos somos creativos por naturaleza muchos no solo dependemos de usar la creatividad básica y debemos echar mano de la mente porque trabajamos creando ideas para empresas día a día.

Los empresarios se han dado cuenta que deben identificar formas de potenciar la creatividad de sus colaboradores más aún con el reciente auge de las startups, muchos directivos han llegado a tomar el ejemplo de grandes marcas que viven de la creación, empresas que se esforzaron buscando la fórmula que les ayudará a aumentar los niveles creativos gracias al estímulo de los sentidos dentro del lugar de trabajo. Fue así como toboganes, salas dotadas de consolas de videojuegos, lugares abiertos con grandes jardines, formas, colores y sabores llegaron a los edificios de Google, Lego, Pixar, Red Bull, TBWA, entre otras.

Las marcas invirtieron millones de dólares creando ambientes que saquen a sus colaboradores de las comunes paredes blancas, los muebles de oficina y los monótonos espacios saturados de computadores y personas. Pero ¿Qué pueden hacer las empresas que no disponen de los recursos o quienes por cuestión de negocio no pueden hacer de sus instalaciones un parque de diversiones para sus creativos colaboradores?

La tecnología y los nuevos modelos de trabajo pueden ser la solución, tal vez tienes la creatividad encerrada entre cuatro paredes y debas dejarla volar, y es literal, el teletrabajo y el Smart working son dos opciones que pueden hacer que las áreas o perfiles creativos puedan ser más provechosos para tu empresa siendo más productivos lejos de tu empresa. Roger Beaty, investigador de psicología de Harvard, encontró en un reciente estudio que las personas más creativas son las que tienen hobbies que se salen de lo común, “los hobbies creativos, y más de uno, parecen ser la práctica común de aquellos que el estudio encontró más creativos”.

Este hallazgo crea un problema mayor pues las empresas no estarán dispuestas a permitir que uno de sus trabajadores escuche música a todo volumen o que uno de sus gerentes haga yoga antes de plantear una estrategia de marketing, eso solamente por nombrar dos inofensivos (hobbies o estímulos). El trabajo remoto puede ser una excelente opción para que personas creativas encuentren los espacios, los momentos y las acciones individuales necesarias para llegar a la tan anhelada creación, no solo practicando sus hobbies mientras trabajan, también viviendo mientras se desarrollan laboralmente.

Oficinas saturadas de fotografías familiares, peluches, juguetes, stickers, cartas, los rayones del hijo menor, boletines de notas, post it con fechas de citas al pediatra y el mug personalizado, en fin… vemos una tropa de personas tratando de acercarse a su “lugar feliz”, un sin número de objetos que le dan algo de confort a sus mentes, todo esto en un espacio reducido y en un ambiente totalmente adverso. A diferencia de trabajar desde un sitio amigable con la mente del colaborador donde se eliminen las limitaciones corporativas que los confinan a unos centímetros de felicidad, cada individuo encuentra sin problema el escenario donde crear, bien sea desde su hogar, un Starbucks, una exposición de fotografía o un jardín zen, la creación llega en los espacios más afines al ser individual.

Según Julia Velásquez, gerente Nacional de Consultoría de Beneficios de Mercer Marsh en entrevista para el diario empresarial colombiano Portafolio http://ow.ly/PI5m30jP8vC compartió los siguientes y reveladores datos: se ha demostrado que la productividad de los trabajadores desde remoto crece un 23% y el ausentismo laboral disminuye un 63%. “Un trabajador que necesite acompañar a su hijo el primer día de colegio posiblemente acuda a hacerse incapacitar para estar allí, mientras que si tiene la flexibilidad, simplemente va y vuelve”, explica. Así mismo, añade que los retiros voluntarios de empleados se reducen en un 25% y la preferencia de una persona hacia la empresa crece en un 72%.

Lo anterior también nos permite ver un aspecto muy importante, la conciliación de la vida laboral, personal y vida familiar, siendo los dos últimos factores que generan el conflicto entre tener una vida o simplemente asistir todos los días a la oficina forzándose a poner de lado el resto de la vida del individuo, este conflicto perjudica el proceso creativo, por ello contrarrestarlo con un sistema no presencial, brinda la posibilidad de tener una vida integral, creando en el trabajador el sentimiento de tranquilidad, satisfacción y confianza que se necesita para tener y ser el elemento creativo y productivo que la empresa necesita.

Nos encontramos en medio de un proceso de cambio, llegó la cuarta revolución industrial y dentro de ella la digitalización que nos trae los nuevos modelos de trabajo inteligente, bien sabemos que aún muchas personas necesitan de un lugar de reunión para sentirse cómodos desempeñando sus funciones, pero la tendencia con millones de personas que trabajan desde cualquier lugar del mundo, no va a frenar a las organizaciones que ya están migrando a sistemas organizacionales en los cuales el desempeño laboral no se mide en horas frente a un computador, las empresas ven más rentable implementar sistemas de trabajo basados en el cumplimiento de metas.
El cerebro humano aún es un enigma, recordándonos que somos seres que no se rigen por líneas estrictamente marcadas, tal vez los límites físicos que nos impone una oficina sean la jaula que no permite que nuevas ideas lleguen, tal vez debamos darle un chance a la búsqueda de ambientes que nos hagan más rentables para las empresas y más humanos a la vez.

Cuéntame si estarías dispuesto a trabajar desde una playa tomando el sol o desde una montaña mientras ves caer la nieve, puede que ver una laguna te traiga nuevas y mejores ideas haciéndote más creativo ¿Permitirías que tu equipo trabaje desde cualquier lugar? ¡Piénsalo!

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn