Entre la ficción y la realidad científica podemos encontrar la singularidad tecnológica o el final de la muerte, y es que la muerte, nuestra más cruel realidad y esa compañera inseparable de la humanidad puede pasar de algo seguro e inevitable a sólo una opción.

El profesor José Luis Cordeiro de la Singularity University, que estudió en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), afirma que en 2045 la muerte puede llegar a ser “opcional” tomando en cuenta que los avances científicos en la actualidad no se rigen sobre un desarrollo lineal sino más bien de forma exponencial de tal manera que la tecnología de los próximos años parecerá “magia”.

De tal manera que la comunidad científica espera la singularidad como un gran acontecimiento central o detonante, el momento en el que una máquina, software, programa, red de información o un robot, tenga la capacidad de aprender, razonar y tomar decisiones autónomas de forma similar a los humanos. Cuando las máquinas logren este nivel el ser humano alcanzaría a un punto de cambio en el cual la fantasía y la realidad se tocan para dar paso a una nueva etapa de nuestra especie.

La singularidad puede estar cada día más cerca gracias a los avances en Blockchain, el IoT y la inteligencia artificial IA, y son estos avances los que crean la plataforma adecuada para acercarnos al sueño de la inmortalidad. La cadena de bloques o Blockchain aportará el soporte necesario para el intercambio de información de forma segura, fiable e inalterable, el IoT creará el vórtice de conectividad global con el cual los objetos inanimados crearán comunicación para su funcionamiento en todos los niveles y la IA inteligencia artificial será el gran disruptor que hace posible la unión de todos los componentes y la integración del ser humano a la ecuación.

Son muchos los autores que hablan de la singularidad tecnológica, actualmente uno de sus grandes defensores es el científico especializado en ciencias de la computación e Inteligencia Artificial y director de Ingeniería en Google, Raymond Kurzweil, quien afirma que la singularidad nos llevará a lo que se define como la era post-humana y que este momento llegará en 2045, Kurzweil también afirma que para el año 2029 el test de Turing será superado (Duplex la IA de Google puede estar muy cerca de lograrlo), lo cual marcaría un antes y un después para la IA.

Tal vez a esta altura pienses que el nivel de IA actual no se encuentra en capacidad de responder a un proyecto tan complejo y que el año 2045 sea una fecha apresurada, pero este dato puede ayudarte a dimensionar en qué punto estamos, en 2017 AlphaGo Zero, una inteligencia artificial desarrollada por Google, fue programada para aprender a jugar GO, uno de los juegos de estrategia más complicados de nuestra civilización; AlphaGo Zero fue producto de la mejora en machine learning sus predecesoras y además de ello se le proporcionaron las estrategias más efectivas usadas por los seres humanos, permitiéndole aprender por sí misma, sorprendió a los científicos al observar que logró ganar el juego en tan solo 24 horas mientras sus anteriores versiones demoraron meses, esto ha aumentado las expectativas al poder crear un estado de compatibilidad entre el pensamiento humano y el manejo de datos de la máquina.

Todo parece indicar que estamos realmente cerca al momento de la singularidad, mientras aumentan los avances en medicina, la nanotecnología y la investigación del ADN, damos pasos en busca de revertir los efectos de las enfermedades o el paso del tiempo llegando al rejuvenecimiento o simplemente detener el envejecimiento. Lo que sonaba a ciencia ficción, hoy se hace viable para los teóricos científicos que aún no abandonan la idea de una humanidad que pueda superar sus barreras biológicas y gracias a la integración con las máquinas pueda a prolongar la vida olvidándose de la muerte.

Te invito a saber más sobre Blockchain, IoT o IA y cuéntame ¿Te gusta la idea de ser eterno gracias a la tecnología? ¿Pensaste que estábamos tan cerca de vencer la muerte?

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn